976 852 430 info@albeta.es
Síguenos en

Fiestas Patronales

Parecen pues claras las raíces árabes de la localidad. Fue conquistada por Alfonso I el conquistador en 1118.

Albeta era un núcleo rural, con población agrícola; fue barrio de Borja hasta el S.XIX por lo que su historia irá ligada a la de esta ciudad, de la que dependerá jurídicamente, aunque será propiedad de los distintos señores feudales.
En 1212, el rey Pedro III concede el lugar de Albeta hasta entonces de dominio real, a su primer señor feudal García Navarro.

Los habitantes de la localidad eran musulmanes, y como toda la población islámica se convirtieron al cristianismo cuando en 1526, el rey Carlos I conmino a la población musulmana a convertirse o a exiliarse del reino. Pero esta conversión fue ficticia. Cuando en 1610 fueron expulsados todos los musulmanes de España, Albeta quedo totalmente despoblada, aunque fue repoblada con cristianos rápidamente pues en 1614 ya se dispone de registros parroquiales de bautismos, matrimonios y defunciones.

Desconocemos la mayoría de los señores feudales de Albeta entre los siglos XIII y XVI. No así desde esa fecha hasta el S.XIX. Durante ese tiempo, ambos señoríos están asegurados bien sea por herencia o por compra.

En 1835, el reglamento provincial hizo desaparecer a los corregidores y alcaldes mayores, las funciones de jueces y letrados, dejando a los antiguos corregidores, ya alcaldes todas las competencias económicas y de gobierno de los Ayuntamientos, entre ellos el de Albeta.

Otras fiestas religiosas y profanas

La primera fiesta del año en la localidad se celebra la noche del 16 y el día del 17 de enero (San Antón). La noche del 16 se enciende hogueras en distintos lugares del pueblo. El domingo siguiente (anteriormente se hacia el día 17) se saca al santo en procesión, rodeado de roscones que un cofrades coloca para ser bendecidos durante la misa. Posteriormente los roscones son distribuidos entre todos los cofrades.

EL 23 de abril se conmemora la festividad de S. Jorge, patrón de Aragón. La víspera se hace una cena seguida de un baile; El día de la fiesta hay una comida, en la que participa todo el pueblo, completándose el día con varios juegos y competiciones.

El primer domingo de septiembre, la cofradía de la virgen del Rosario, a la que acompañan todos los vecinos del pueblo en la «Llega». En ella, se entrega un donativo en metálico para sufragar los gastos de la cofradía. Antiguamente este donativo se realizaba entregando diversos productos agrícolas, principalmente cereales que luego eran vendidos para obtener dinero con él se hacía frente a los gastos. Una de las tradiciones que se han recuperado recientemente y que dejó de practicarse hace unas cuatro décadas. Consiste en que los niños nacidos dentro del año se pesan, con una romana y sus padres entregan en trigo una cantidad igual al peso del niño